Cascais, el alma de un pueblo pesquero.

Cascais, el alma de un pueblo pesquero.

Foto de Phil Photos

Cascais,  a apenas 30 kilómetros de Lisboa es una de las principales localidades turísticas de la Costa de Lisboa. En 1930, era una modesta aldea de pescadores que ya atraía a artistas y escritores pero que conoció una popularidad espectacular  cuando la familia real la escogió como destino vacacional habitual.

Cascais es una hermosa ciudad turística que ofrece preciosas playas,  un ambiente muy juvenil y numerosos cafés, restaurantes a pie de playa o locales de ocio así como un abanico de tiendas muy variado. Sin embargo, si lo que deseas es disfrutar de la parte más antigua de la localidad,  no dudes en recorrer el casco antiguo con sus callejas con mil esquinas y sus calles sinuosas. Allí podrás admirar la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción con magníficos azulejos,  el Palacio de los Condes de Castro Guimaraes o el Museo del Mar donde podrás comprender la estrecha relación de esta localidad con el mar a través de varias exposiciones y piezas en las que destacan modelos de barcos y piezas de tesoros a menudo rescatados de barcos hundidos cerca de la costa.

Y si lo que quieres es sencillamente disfrutar del paseo, nada mejor que encaminar tus pasos hacia la Rua da Raita, una calle muy animada donde se puede encontrar cualquier objeto de la original artesanía local como delicados bordados, piezas de cerámica o azulejos pintados a mano. O ¿porqué no acercarse hasta la plaza principal donde van a menudo los pescadores para vender ellos mismos sus capturas del día?

No faltan tampoco lugares naturales que conocer como el Parque do Marechal Carmona un sitio ideal para hacer un pic-nic a la sombra de un árbol después de haber visitado el pequeño zoo o la Boca do Inferno un lugar fascinante donde se pueden ver las olas desaparecer en un cráter hacia el acantilado.

Cascais ofrece también un preciosa playa, Praia Grande do Guincho, un arenal merecedero del distintivo de Bandera Azul por la calidad de sus aguas e integrada en el entorno natural del Parque Natural de Sintra-Cascais.  Es una playa situada en un entorno privilegiado muy apreciada por lo amantes de los deportes náuticos como el surf o  el bodyboard y que acoge en agosto una de las pruebas del Campeonato Mundial de Windsurf por la calidad de sus olas. Muy cerca al norte está la Praia do Abano, una pequeña bahía con un peñasco central muy tranquila e ideal para familias y niños por estar protegida de los vientos por un acantilado.

Muy cerca tenemos también las playas de Estoril, ciudad de turismo estival por excelencia que  ofrece numerosas playas para todos los gustos desde la playa de Tamariz antigua playa preferida de la nobleza lisboeta situada en la Alameda del famoso Casino de Estoril hasta la playa de San Pedro do Estoril un preciosa playa situada a los pies de unos acantilados espectaculares pasando por la deliciosa playa das Moitas y su peculiar piscina de agua de mar.

Cascais es también un excelente punto de partida para conocer mejor la región y en particular Sintra, un precioso pueblo situado a los pies de la sierra del mismo nombre y que reune de una forma tan única la riqueza cultural a la belleza del entorno que la UNESCO creó para ella la categoría específica de “paisaje cultural” al incluirla en las ciudades Patrimonio de la Humanidad.  Allí podrán disfrutar de unas fascinantes vistas sobre la Sierra de Sintra así como admirar magníficos ejemplos de la arquitectura regia de Portugal visitando el Palacio de Pena, el Palacio Nacional de Sintra o el Castillo de los Moros.

¡No dejéis pasar la ocasión de conocer un país tan cercano!

One Reply to “Cascais, el alma de un pueblo pesquero.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *