Etiqueta: visitar china

Visitar Beijing : ciudad de contrastes

Visitar Beijing : ciudad de contrastes

Sin que sirva de precedente empezaré este post con una advertencia : “¡no se os ocurra visitar China ni la primera semana de mayo ni la primera de octubre!” Lo he vivido en primera persona así que haced el favor de creerme : en mayo los chinos celebran el 1 de mayo durante 3 días y suelen aprovechar para coger 2 días más de vacaciones para disfrutar de una semana completa y en octubre tienen directamente una semana de vacaciones para festejar la creación del Partido Comunista Chino. Se calcula que para esas dos fechas viaja alrededor de un 30% de la población china y visitan los principales lugares turísticos del país. Contando así por encima son unos 400 millones de personas moviéndose  por el país (el 95% del turismo en China es… chino!) y os aseguro que se nota en la afluencia, en la duración de las filas y en los atascos en las ciudades… ¡de hecho, en Beijing, pasé más tiempo en el coche que en las visitas!

También lamente un poco no poder recorrer algún hutong, esos barrios de casas bajas y calles muy estrechas, alojamiento habitual de los chinos de clase baja antes de la llegada del comunismo cuando hubo que destruirlos todos para construir amplias avenidas y edificios altos y

Dicho esto, os voy a hablar un poquito ahora de la capital de Reino Medio que conseguí ver a pesar de sufrir circunstancias un poco adversas… Lo primero que hay que tener en cuenta en Beijing es que las distancias son muy grandes, los monumentos están a menudo alejados unos de otros y hay mucha circulación aún cuando no es festivo por lo tanto paciencia que al final se llega a los sitios pero cuesta lo suyo.

La primera visita obligada es para la Plaza Tian’anmen,  imponente donde las haya esta plaza es la cuarta mayor mayor del mundo con su 440.000 m2. 880 m de largo por 500 de ancho para ser más exactos.  Allí es nada! Su nombre significa “plaza de la puerta de la Paz Celestial” y además de ser el corazón de Beijing es también la sede de los principales órganos de poder chinos. Unos trabajos emprendidos en 1959 la convirtieron en la plaza más famosa y más grande del mundo eclipsando la de la Puerta de la India en Delhi o la plaza del Desfile en Varsovia (a día de hoy la mayor plaza de Europa). Los trabajos duraron 17 años y, cumpliendo el sueño de Mao, añadieron a la plaza una inmensa puerta de casi 35 m de alto con sus pilares rojo “chino” y un doble tejadillo amarillo que deslumbra cuando el sol aparece en la capital (cosa no muy habitual con la contaminación, todo hay que decirlo…) y domina el eje norte sur de la plaza marcando el acceso a la Ciudad Prohibida, el más usado durante las dinastías Ming y Qing.

Hutong de Beijing – China

En esa zona es donde están la mayoría de los hutongs de Beijing,el casco antiguo de la ciudad en realidad,  los pocos que no han sido destruidos por el afán urbanístico del régimen de Mao en un principio y casi totalmente borrados del mapa con las grandes construcciones previstas para la celebración de los Juegos Olímpicos de 2.008. Son unos barrios tradicionales con casas construidas alrededor de un patio central donde se colocaban todos los espacios comunes cocinas, sanitarios… etc… Las casas se construían alrededor de ese patio, casas de una sola planta generalmente hechas de piedra gris, madera y tejados de tejas. Alguno son más recomendables que otros para visitar pero es curioso ver este trozo de vida tradicional donde no es raro ver a las personas paseando en pijama o dedicándose a lavar la ropa en el lavadero comunitario. como si el tiempo hubiese parado para descansar en el pasado reciente de China…

Puerta Celestial en la plaza Tian’Anmen – Beijing – China

Ante la plaza, el puente de las Aguas de Oro lleva hasta la explanada y dos columnas ornamentales delimitan el lugar con sus esculturas de dragones simbolizando el poder imperial y muy cerca una pareja de leones montan orgullosamente guardia. Se calcula que Tian’anmen puede acoger alrededor de 1 million de personas durante los grandes acontecimientos como el aniversario de la creación del Partido Comunista en octubre.

Si sois madrugadores podéis acercaos para ver izar la bandera coincidiendo con el amanecer o si sois más nocturnos quizás os inspire más ver cómo se recoge cuando desaparece el sol detrás del horizonte. La asistencia a este acto puede variar entre unos pocos aficionados hasta varios millares de espectadores los días festivos o conmemoraciones militares.  ¡Todo ello aderezado por el sonido del himno nacional por supuesto!

Mausoleo de Mao en la Plaza Tian’anmen – Beijing – China

Aunque el monumento más famoso de la plaza es sin duda el Mausoleo de Mao. Este inmenso edificio gris alberga la momia del “Gran Timonel” y es el monumento más visitado de China, son millones los chinos (y muchos turistas extranjeros también) los que acercan a rendir homenaje al que para muchos sigue siendo el gran artífice de la China moderna. Aviso que no es sencillo conseguir entrar ya que la entrada está permitida un par de horas o tres al día generalmente entre las 8h30 y las 11h30 de la mañana de martes a domingo. Si estáis muy interesados, os recomiendo encarecidamente llegar muy pronto porque a menudo ya cierran la fila sobre las 10h de la mañana para que puedan pasar todos los que están congregados a la espera de entrar… Al interior os espera un recinto casi a oscuras que alberga la momia de Mao rodeada de silencio y de una inquietante luz rojiza. Visita imprescindible para unos y totalmente prescindible para otros : ¡lo mejor es judgar por vosotros mismos! La visita es gratuita pero no se puede entrar con ningún bolso, mochila, cámara… todo debe quedarse en una consigna a cambio de unos 20 yuanes, unos 3 euros. Eso sí, una vez dentro se sale muy rápido porque apenas se puede parar ante el féretro por lo que en menos de un minuto está terminada la visita.

Y cumplidas nuestras obligaciones con el antiguo dirigente de China podemos dirigirnos a la Joya de la Corona, la Ciudad Prohibida. Está abierta todos los días del año de las 8h30 a las 17h (hasta las 16h30 del 15 de octubre al 15 de abril). En los días de más afluencia del verano puede ser que abra sus puertas a las 08h de la mañana para evitar la masificación desde primera hora. El precio dela entrada es de 60 yuan es decir aproximadamente unos 8-9 euros.

Esta “ciudad” es el palacio imperial más grande del mundo así obviamente al menos de dedicarle todo el tiempo de la estancia en la ciudad no se puede ver todo, el conjunto monumental está formado por 980 edificios y más de 8.700 salas. Así que mejor tomárselo con calma… Las dimensiones son realmente enorme, si hablamos de la Ciudad en si, sin contar el foso, son 960 m de largo por 750 m de ancho, es decir que habría que recorrer una superficie de 750.000 m2 cuadrados para conocer toda la Ciudad lo que es obviamente imposible…

En la mayoría de las visitas los visitantes se dedican sobre todo a conocer los 7 principales templos que se asientan en el eje central de la Ciudad, de sur a norte :

  •  Palacio de la Suprema Armonía
  • Palacio de la Armonía perfecta (un poco más pequeño)
  • Palacio de la Armonía Preservada
  • Palacio de la Pureza Celestial
  • Palacio de la Unión (más modesto también)
  • Palacio de la Tranquilidad terrenal
  • Palacio de la Paz Imperial

Y al llegar al final se accede a los Jardines del Norte y a la Puerta de la Proeza Divina para salir del complejo.  Para completar este paseo os recomendamos hacer alguna escapada hacía los laterales del pasillo central y acercarse en particular a 4 edificios : el Palacio del Alimento del Espíritu donde se puede ver la habitación del Emperador, el Palacio de la Tranquilidad Benevolente estancia de las esposas del Emperador, el Salón de la Gloria Literaria, único edificio cubierto de tejas verdes y que albergaba la Biblioteca Imperial y el Palacio de la Felicidad Ampliada (también conocido como Palacio de Cristal), único edifico de estilo occidental en todo el recinto.

Vista panorámica del Templo del Cielo – Beijing – China

Ya empapados de cultura imperial china podremos seguir hacia el Templo del Cielo, es el mayor templo de todo China y Patrimonio de la Humanidad desde 1.998. Se construyó entre 1420 y 1425 durante la Dinastia Ming y se utilizaba para dar las gracias al Cielo por lo recolectado  en otoño y rogar por buenas cosechas en primavera. El edificio es circular con un diámetro de 30 m y una altura de 38 m, si ya es alto en sí mismo está además construido encima de 3 terrazas circulares de mármol blanco que le dan todavía más prestancia. El edificio está rematado por un triple tejado de tejas azules y presenta una bola dorado en lo alto de su cúpula. Al interior 28 columnas monumentales y decoradas con pinturas rojas y doradas sostienen un techado abovedado y artesonado espectacular. Las 4 columnas más grandes simbolizan las 4 estaciones, otras 12 simbolizan los meses del año y las últimas 12 columnas simbolizan las divisiones de un día en China. El lugar dispone además de una acústica perfecta para oír desde cualquier punto de la sala durante las ceremonias imperiales. Durante vuestra estancia en China vais a ver muy a menudo la silueta de este templo porque es el símbolo de las oficinas de turismo chino así que os va a acompañar a lo largo de vuestro viaje a China.

Además el templo está situado en el Jardín de Tiantan Gongyuan, ahora público, un lugar ideal para poder ver cada día por la tarde o a lo largo de todo el día en festivos, a beijineses dedicándose a sus ocupaciones favoritas. Es muy habitual ver a varios grupos de personas jugando al ajedrez chino (¡con fichas redondas!) al Mah Jong, un curioso juego de fichas inspirado según dicen de los antiguos oráculos de la Corte Imperial o sencillamente a bailar o cantar. Es algo común en muchos parques de la capital que se transforman en una suerte de espectáculos en vivo del folclore más tradicional del país :  se pueden ver desde ensayos de danzas sagradas ejecutadas por danzarines anónimos pasando por personas mayores haciendo Tai Chi y hasta aficionados de Opera Chino cantando las obras más conocidas. Unas canciones nada sencillas para un oído occidental todo hay que decirlo…

Jardines del restaurante de cocina imperial Casa Bai (Bai Jia Da Yuan) – Beijing – China

Después de este relajante encuentro con la China más auténtica quizás sea una buena idea seguir un poco más el ambiente imperial y terminar el día cenando en Casa Bai. Es un precioso palacete, de los pocos que quedan en Beijing, que trata de reproducir el esplendor de la dinastia Qing tanto en la cocina que se sirve como en el entorno natural y las estancias. Es realmente un sitio precioso, la parte de los jardines es espectacular con mini lagos, puentes, decoraciones de rocas y accesorios de la época como un palanquín o unos conjuntos de mesas y asientos totalmente hechos de porcelana con los que todavía sueño…

Todo allí está hecho para olvidar el mundo exterior, unos jovencitos vestidos con trajes típicos vienen a buscar a los comensales a la calle con un farolillos rojos para llevarlos hasta la entrada del restaurante. Allí camareras vestidas con diferentes trajes típicos de la dinastia Qing, según que sean bailarinas, camareras, responsables de camareras o encargadas de sala recorren este encantador lugar para atender de la mejor forma a todos los clientes. Como es común en toda China no habla nadie inglés así que poco se le puede preguntar sobre los platos pero si vais acompañados de un guía él si que os podrá  explicar un poco más el significado de los colores de los trajes, la jerarquía de cada trabajador del “palacio” y también os explicará la composición de algunos platos. No tengo claro lo que comí sinceramente, ¡incluso creo que me comí los postres antes del plato principal por desconocimiento y falta de comunicación con la camarera! Pero lo que sí recuerdo es que todo estaba muy bueno aunque con sabores peculiares sobre todo unas costillas de cerdo ácidas, una mezcla de sabores que nunca había probado, pero todo muy apetecible y merecedor de un precio algo más caro que cualquier restaurante de Beijing… ¡pero el marco es incomparable!

Y con este paréntesis gastronómico cerramos el recorrido por Beijing, nos acercaremos al monumento más conocido de China : la Gran Muralla.

Las 10 ciudades más extrañas del mundo

Las 10 ciudades más extrañas del mundo

¡Cada día huele más a vacaciones en el Reino de España y en casi todos los sitios creo yo! Por eso vamos a pasearnos un rato por el mundo para conocer unos lugares, a menudo poco turisticos, pero que se caracterizan por ser bastante peculiares cuando no únicos en el mundo. Sin más dilación, cojamos el pasaporte y nos vamos de viaje!

1 – Empezaremos por volar hacia el País de Gales, muy cerquita para llegar hasta Hay on Wye :

Hay on Wye (Gales) el paraíso de los lectores.
Hay on Wye (Gales) el paraíso de los lectores.

Este pueblecito de Gales es un lugar tan acogedor como sorprendente, aquí los libreros instalan sus estanterías en cualquier lugar y se pueden ver ejemplares antiguos y de difícil acceso casi en cualquier esquina. Si os gusta leer, y lo hacéis con comodidad en inglés en algunos casos, es imprescindible visitar el pueblo durante el mes de mayo cuando tiene lugar el Festival de Literatura organizado por The Telegraph, un festival realmente espectacular donde se ven representados todos los continentes. Es un sitio realmente peculiar con un rey autoproclamado : “Ricardo corazón de libros” que trata de transformar la lectura en un motivo suficiente para conocer su pueblo. Me apunto!

2 – Seguimos con la isla-ciudad de Hashima en Japón

Hashima, la isla minera a lo largo de Nagasaki (Japón)
Hashima, la isla minera a lo largo de Nagasaki (Japón)

Situada a unos 20 kilómetros de la isla de Nagasaki, Hashima o la “Isla buque de Guerra” fue poblada con el único fin de de explotar la riquezas mineras de la mina. Fue hasta los años 60 el lugar más densamente poblado de la tierra con una densidad de 3.460 habitantes por kilómetros cuadrado : todo ello en un espacio apenás más grande que u campo de futball… Sus antiguos habitantes la consideran a menudo como la antesala del infierno en realidad ya que llegó a albergar a 6.000 habitantes entre trabajadores y sus familias que no podían salir de la isla más que en contadas ocasiones. Era una cárcel de hormigón donde, supuestamente, había todo lo necesario para vivir, tiendas, cines, restaurantes… pero cuyo hacinamiento debía de ser pronto inaguatable sobre todo para los niños que tuvieron que vivir allí… Hoy en día se puede visitar y ha servido de escenario a películas como Orígenes o Skyfall.

3 – Mochila al hombro y nos vamos a Australia y más exactamente a Coober Pedy :

Pueblo minero de Coober Pedy en Australia.
Pueblo minero de Coober Pedy en Australia.

Coober Pedy es un pequeño pueblo minero que no conoció la Fiebre del Oro pero sí la Fiebre del ópalo, uno de los semi minerales más valiosos del mundo. Miles de emigrantes de todos los países del mundo se acercaron a esta zona del Outback a mediados del siglo XIX para probar fortuna ya que, con suerte, unos pocos años en la mina les aseguraba dinero suficiente para vivir bien el resto de sus vidas. Allí se encontraron autóctonos pero también muchos trabajadores del este de Europa, aunque la particularidad de este pueblecito es que para luchar contra los casi 50º de temperatura ambiente los mineros decidieron vivir en las propias galerías que excavaban. Por esta razón esta ciudad troglodita se ha convertido en un punto de interés turístico donde los turistas pueden visitar diferentes iglesias, tiendas, restaurantes todo bajo tierra etc… mientras comprueban por si mismos que esos túneles se mantienen frescos en verano y cálidos en invierno. Tiene también un campo de golf único en el mundo donde solo se juega de noche (¿no os he comentado ya que la temperatura puede alcanzar los 50º?) y las pelotas son fluorescentes para poder verlas en todo momento.  Eso sí, atentos a los carteles que indican en todo el pueblo que el suelo está lleno de agujeros!!! El aspecto peculiar del pueblo ha atraído, ademas de turistas, a directores de cine para rodar películas como Mad Max o Planeta Rojo.

4 – Ahora nos toca volver a Estados Unidos para conocer la ciudad más “cool” del mundo : Slab City :

Salvation Mountain en Slab City - estados Unidos
Salvation Mountain en Slab City – estados Unidos

Slab City es una ciudad libre cerca de Salton Sea en California : aquí no hay normas escritas, ni facturas que pagar y tampoco agua corriente o luz o policía municipal. Aquí cada uno vive a su aire en una antigua base militar de la Segunda Guerra mundial y sus 150 habitantes han creado un lugar donde “vive y deja vivir” es el único lema a seguir. Al llegar reconoceréis desde lejos la Salvation Mountain, una colina muy vistosa con sus colores vivos y versículos de la Biblia escritos en las laderas. Peace and Love en todo su esplendor!

5- Ya que nos hemos animado a viajar, nos vamos ahora a Larung en China : 

Larung Gar, la mayor Universidad Budista del mundo...
Larung Gar, la mayor Universidad Budista del mundo…

No se si llamarle ciudad, gran campamento, lugar de recogimiento espiritual… Larung es realmente un lugar muy peculiar situado en la región de Sichuan en medio de un precioso valle que acoge la mayor escuela de budismo del mundo. Allí entre 10.000 y 30.000 monjes tibetanos conviven estudiando y rezando, eso sí estrictamente separados por sexos. Un pared separa el lado masculino del lado femenino de esta inmensa ciudad roja que parece cortar el valle como un río púrpura. Es realmente curioso recorrer las calles rojas de este pueblo profundamente pacífico y que vive la fe como parte de la vida, los gestos más cotidianos son agradecidos y llevan el ritmo de las creencias budistas. Todo el que visita este pueblo, aunque no es de fácil acceso, agradece ese ritmo pausado y la profunda amabilidad de sus habitantes que parecen vivir con una sonrisa permanente en los labios.

6 – Seguiremos nuestro periplo hacía Vilnius  : 

Barrio de Uzupis en Vilnius - Lituania.
Barrio de Uzupis en Vilnius – Lituania.

La República de Uzupis es un barrio de Vinius, la capital de Lituania. Es una república autoproclamada ( el 1 de abril de 1.997 concretamente) que tiene sin embargo presidente, moneda propia, un periódico y sobretodo una constitución que recoge derechos e obligaciones en 41 puntos tan curiosos como “Todo ciudadano tiene derecho de celebrar, o no, su cumpleaños” o oportunos como ” Todo ciudadano puede escoger libremente no hacer absolutamente nada” o casi filosóficos como “Los gatos tienen el derecho de no amar a sus dueños pero deben apoyarles en momentos difíciles”… Aunque debo reconocer que uno de mis favoritos es el punto 3 “Todos tienen derecho a morir, pero no es su obligación”! En realidad esta “república” es un barrio de Vilnius que quedó prácticamente vacío después de la Segunda Guerra Mundial ya que era el hogar de la casi totalidad de los judíos de la capital y no fue hasta los años 60 cuando se transformó en un refugio para artistas, bohemios y algún que otro marginado social. En los años 90 se empezó a rehabilitar el barrio pero manteniendo este espíritu independiente que aún existe hoy en día. Solo basta mirar su constitución para apreciar a su justa medida el perfil de esta comunidad!

7 – Seguimos el viaje y nos vamos a China a una ciudad que parece de todo salvo asiática, Thames Town :

Thames Town, una ciudad inglesa muy cerca de Shangai.
Thames Town, una ciudad inglesa muy cerca de Shangai.

Esta ciudad es una muestra más de la increíble afición por copiar de los chinos y su creciente interés por parecer, algunas veces, lo menos asiáticos posibles. Las nuevas generaciones quieren ser más modernas que sus antepasados y huyen de las estampas típicas que nosotros, occidentales, vamos buscando con avidez a lo largo de nuestros viajes por Oriente : jardines con pagodas y lagos tranquilos, un tuk tuk llevado por un chino con el típico sombrero cónico, un atasco de bicicletas… La población china, y sobre todo los jóvenes, buscan los contrario, edificios modernos, calles que recuerdan a la vieja Europa, trajes de corte europeo… Y Thames town es justamente un ejemplo a lo grande del interés de los chinos por lo europeo, está ciudad es una de las más frecuentadas por los recién casados chinos que posan allí para sus fotos de boda mientras abrazan una farola a la más puro estilo londinense o llaman desde la típica cabina de teléfono roja, símbolo de Londres donde los haya! Está situada cerca de Shangai y la mayoría de sus casas fueron compradas por personas que residían habitualmente fuera de la ciudad lo que hace que Thames Town tenga pocos habitantes habituales para disfrutar de sus calles empedradas, sus pubs irlandeses o su propia estatua de Winston Churchill. ¡Habéis leído bien!

8 – Cogemos otra vez la maleta y nos vamos hasta Tasmania, à la ciudad de Sheffield :

Sheffield, la ciudad de las paredes pintadas.
Sheffield, la ciudad de las paredes pintadas.

Australia siempre reserva sorpresas y esta pequeña ciudad de Tasmania no podía quedarse atrás. Por unas razones que todavía no son muy claras, algún artista de la ciudad decidió adornar con un fresco la fachada de unos de los edificios de la ciudad en el año 1.986. Tan original decoración debió de gustar a sus ciudadanos porque desde entonces más de 60 edificios han servido de lienzo para artistas deseosos plasmar en los muros de la ciudad desde imágenes tradicionales de la ciudad hasta paisajes de la región. Todos los frescos pretenden ser un testimonio de la vida en la ciudad, contar una historia o simplemente dar a conocer a los visitantes los rincones más bellos de Tasmania. Visitantes que son más de 220.000 cada año en dejarse atrapar por las pinturas murales de Sheffield.

9 – Dejaremos los cálidos cielos de Tasmania para ir hasta Elista en Rusia : 

Elista, la ciudad rusa del ajedrez
Elista, la ciudad rusa del ajedrez

Esta ciudad acoge un complejo enteramente dedicado al ajedrez, creado por Kirsan Ilioumjinov, ajedrecista, militar, político, millonario, budista y presidente de la Federación Internacional de Ajedrez.  Un señor muy peculiar que a los 14 años ya se proclamó Campeón de ajedrez y de boxeo (¿quién dijo que cerebro y músculo no podían triunfar a la vez?) en la que era por entonces la República Soviética Autónoma de Kalmukia incluso fue presidente de dicha república de 1993 a 2.010. Como auténtico filántropo del ajerez invirtió mucho de sus millones en convertir Elista en una referencia para los mejores ajedrecistas del mundo, que se refieren a ella como “Chess Town”, la ciudad del ajedrez, y donde tienen lugar varias veces al año numerosas competiciones nacionales e internacionales. Si la visitáis, no os perdáis el ajedrez gigante que espera en la plaza principal de la ciudad a cualquier aficionado que quiera disfrutar de una partida al aire libre.

9 – ¡Y como cualquier viajero que se precie vamos a terminar nuestra vuelta al mundo volviendo a casa! Más concretamente a Setenil de las Bodegas en la provincia de Cadiz.

Setenil de las Bodegas, la ciudad bajo la roca.
Setenil de las Bodegas, la ciudad bajo la roca.

La singularidad de esta localidad radica en la belleza de este pueblo blanco protegido (¿aplastado?) bajo una inmensa roca rojiza. Las casas, algunas bajo la roca y otras encima o incluso en su interior, se yerguen en calles accidentadas con diferentes niveles siguiendo el recorrido caprichoso de la naturaleza. Es realmente impresionante tomar el camino de bajada hasta el río donde parece que la roca va a acabar tragándose literalmente los edificios. No hace falta insistir en la belleza de toda la región de Cádiz, desde la propia ciudad tres veces milenaria, hasta su costa con playas de ensueño pero también merece la pena adentrarse por el interior de la región y recorrer estos puebles de postal que no tienen paragón en ningún otro lugar del mundo. ¡Además podemos aprovechar el viajecito para hacer unas ruta de tapas andaluces que siempre se agradece y también son cultura!