Etiqueta: visitar Nueva York

11 secretos de la Estatua de la libertad

11 secretos de la Estatua de la libertad

No faltan en este blog artículos dedicados a Nueva York, a sus atractivos culturales y a los lugares que uno no puede perderse pero esta vez voy a dedicarle unas líneas exclusivas a la gran dama de la ciudad : la Estatua de la libertad. Voy a compartir con vosotros algunos de sus secretos y datos curiosos acumulados a los largo de sus 131 años de vida.

Estatua de la Libertad en Liberty Island - Nueva York
Estatua de la Libertad en Liberty Island – Nueva York

1 – Su nombre completo es «la Libertad iluminando al mundo»

La mayoría pensamos que la estatua luce una corona en la cabeza pero en realidad son destellos de luz que salen de su cabeza y le permiten, efectivamente, iluminar el mundo : sin la luz  de la Libertad soloqueda sitio para el oscurantismo…

2 – Ha cambiado de color con el tiempo!

La estatua se construyo con un revestimiento de cobre por lo que tenía el color rojizo de un penique americano. Con el tiempo ha adquirido una patina de un verde azulado que es la que conocemos todos hoy.

3 – Unos cuantos números :

Desde el suelo de su pedestal hasta la antorcha, la estatua mide 93 m de alto y pesa 225 toneladas. En 1886, el año de su inauguración, era la estructura de metal más alta del mundo. Nuestra dama calza una sandalia cuyo número sería el equivalente al 879 (!) y su esbelta cintura mide 11 m… Para llegar a la parte más alta de la cabeza y mirar por alguna de las 25 ventanas que forman el mirador es necesario subir nada más y nada menos que 377 escalones.

4 – La cara de la estatua es una mujer real :

Dicen que el escultor, Auguste Bartholdi, se inspiró en los rasgos de su madre, Charlotte,  para crear los rasgos de la estatua, ¡obteniendo seguramente con ello la medalla al mejor hijo para todo la eternidad!

Detalla del rostro y la "corona" de la estauta
Detalla del rostro y la «corona» de la estauta

5 – Fue un regalo de Francia a Estados-Unidos :

Esta estatua conmemora la alianza de los dos países durante la Revolución americana en el Centenario de su Independencia.  El Marqués de Lafayette, el «héroe de ambos mundos», ayudó a los americanos a conquistar su libertad y es por ello reconocido como una de las grandes figuras de la Independencia americana. Hoy la estatua se ha convertido en un símbolo de libertad, justicia y democracia además de ser Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1984. Como curiosidad se puede ver una pequeña reproducción de la estatua en París (¡aún así mide 30 m) en unos de los brazos del Sena en la Isla de los cisnes, fue instalada en 1.889 apenas 3 años después de que su hermana mayor presidiera el puerto de Nueva York. La estatua original llegó a la Gran Manzana en barco y desmontada en 300 piezas que fueron empaquetadas en 214 cajas, la travesía fue muy dura y el barco estuvo muy cerca de hundirse durante una tempestad…

6 –  La estatua se utilizó como un faro :

Entre 1886 y 1906, la estatua guió a los barcos en la entrada del Puerto de Nueva York, sin embargo la potencia de luz no era suficiente para poder indicar correctamente el camino a los barcos por lo que dejó de servir de faro pasado 16 años de servicio.

7 –  La antorcha no es la original :

Se podía acceder a la antorcha original hasta 1.916 cuando el atentado del «Black Tom» causó daño en la propia estructura de la estatua así como en la pierna y parte del ropaje. Dicen que la explosión fue equivalente a un terremoto de 5,5 en la escala de Richter y que se llego a sentir el temblor hasta en Filadelfia. En 1984 se decidió reemplazar la antorcha original (conservada en la entrada del monumento) por una nueva antorcha más brillante y cubierta de pan de oro de 24 quilates.

Antorcha original en la entrada de la estatua
Antorcha original en la entrada de la estatua

8 – La estatua está andando :

Al verla parece que este posando para la posteridad pero si nos fijamos en sus pies podemos ver que su pie derecho está adelantado y pisa unas cadenas que simbolizan las esclavitud de los pueblos y de las ideas. Aunque cabe recordar que, en Estados Unidos la esclavitud solo fue abolida en 1.863 y la segregación racial existió hasta 1.965… del dicho al hecho…

9 – La estatua se mueve cuando los vientos son fuertes :

Parece imposible al verla pero ¡la estatua no es totalmente inamovible! Cuando la fuerza de los vientos supera lo 80 km/h el cuerpo de la estatua puede llegar a oscilar hasta 8 cm aunque todavía es más evidente con la antorcha que llega a moverse hasta 12 cm con los vientos más fuertes. No es la única inclemencia con la que tiene que lidiar, se calcula que los rayos de las tormentas le alcanzan más de 600 veces al año : ¡está claro que ni Zeus puede con ella!

10 – ¿Sabes que pone en el libro que tiene en la mano?

El libro que sostiene la estatua en la mano es la fecha de la Independencia americana , el 4 de julio de 1.776 en números romanos : July IV MDCCLXXVI.

11 – No está en su emplazamiento original :

Se pensó en un principio que la estatua se instalaría en Central Park pero se decidió rápidamente erigirla en Liberty Island para que así fuese lo primero que vieran los emigrantes al llegar como símbolo de libertad por fin alcanzada. Para muchos era la primera y última imagen de Nueva York porque antes de pisar tierra firma tenían que pasar por el temido control de emigración de Ellis Island. Un museo recuerda hoy a los más de 50 millones de emigrantes que pasaron por sus muros, en los mismos lugares donde se decidía quién era apto y quién no lo era para entrar en territorio americano.

10 actividades gratuitas en Nueva York

10 actividades gratuitas en Nueva York

Ya tuvimos ocasión de comentar en un post anterior los museos neoyorquinos que se podían visitar gratuitamente, o casí, para que nuestro presupuesto en la Gran manzana fuese más llevadero. En este caso os voy a recomendar alguna actividad que se puede hacer también y que os permitirá conocer otro aspecto de Nuevo York sin casi coste e incluso en algunos casos de formas gratuita.

1 – Vamos a empezar tomando el Ferry que lleva a Staten Island por la módica suma de 0 euros/dólares. ¡Personalmente es uno de mis paseos favoritos! Esta línea de fery existe desde 1905 cuando se decidió facilitar el acceso a Manhattan a los habitantes de la Isla de Staten Island que tenían que ir a trabajar allí.  Los ferries salen todos los días con una frecuencia de 30 min salvo de 7.00 a 8.45 con salidas cada 15 min y de 15.30 a 19.00 cada 20 min (con alguna variación en días festivos por supuesto). Es una opción estupenda para ver la Estatua de la Libertad (solo verla porque si queréis visitar tendréis que tomar otro ferry que para allí) y tener al vuelta una vista increíble a todo el skyline de Manhattan. Yo volvi justamente cuando empezaba a ponerse el sol sobre los rascacielos acristalados de Manhattan y es una imagen que no olvidaré nunca, esos tonos de rosas y dorados mezclados con las últimas luces del día… ¡Para desear que se detuviera el tiempo!

Estatua de la Libertad - Nueva York
Estatua de la Libertad – Nueva York

2 – Después de haber disfrutado de las vistas podemos ir a visitar los Jardines Botánicos de Brooklin. Todos los martes la entrada es gratuita para ver estos jardines y en invierno es posible visitarlos gratuitamente todos los días (de diciembre a febrero). Ofrece varias zonas con plantas y flores de distintas partes del mundo y una de las más visitadas es la que reproduce un jardín japonés. Cómo todos los lugares con plantas la mejor época para visitarlo es sin embargo la primavera donde los colores de las flores invaden literalmente todos los rincones el parque. Merece la pena ir siguiendo un pequeño plano que entregan junto a la entrada para saber más de las plantas y flores con las que nos vamos encontrando. ¡Un buen plan para empezar una mañana en Nueva York!

Jardin Botánico de Brooklyn- Nueva York
Jardin Botánico de Brooklyn- Nueva York

3 – Hemos visto la flora así que vamos a intentar ver un poco de fauna ahora! El Zoo del Bronx es posiblemente uno de los Zoos mas conocidos de todo Estados Unidos y se puede conocer gratuitamente los miércoles. Es la visita ideal para ir en familia con niños para que puedan ver animales de todas las zonas del mundo. Hay un pequeño tren que recorren algunas zonas del parque y está adaptado para niños pequeños que vayan con carro. También hay zonas para comer dentro del parque por si la excursión se alarga y os apetece disfrutar un poco más del zoo antes de volver a la ciudad.

Primates en el Zoo del Bronx - Nueva York
Primates en el Zoo del Bronx – Nueva York

4 – ¿Os ha entrado sed? ¡Pues vamos a visitar una fábrica de cerveza! Por la módica suma de 0 dólares podréis visitar la Brooklyn Brewery en Williamsburg un sábado o un domingo. Un pequeño inconveniente es que es un tour guiado que no se puede reservar por antelación si es gratis. Para poder disfrutarlo, lo ideal es llegar por lo menos una hora antes y os darán 2 entradas gratis mediante presentación del DNI. Vamos a dejar claro desde el principio que lo que es gratis es el tour, si después os queréis dedicar a probar cervezas ¡va a ser por vuestra cuenta! Si os viene mejor el barrio de Queens, también se puede visitar la Single Cut Beer Smiths, tienen tour gratis sábados y domingos también pero por la tarde a las 15h y a las 16h. En este caso tampoco incluye degustación en la gratuidad…

Brooklyn Brewery - Nueva York
Brooklyn Brewery – Nueva York

5 – Cambiado de tema nos vamos al Banco de la Reserva Federal. Eso sí, para conseguir un tour gratis vais a tener que pedir las entradas por internet con al menos un mes de antelación. Merece la pena porque es una visita realmente peculiar y aún en el caso de que no entendáis inglés seguro que os impresiona igualmente ver las instalaciones. Se visitan parte de los pasillos subterráneas y se ve la típica imagen de miles de lingotes de oro amontonados detrás de unas rejas al más puro estilo de las películas de espias. O para los más jóvenes ¡al estilo del Banco de Gringotts como en Harry Potter! Aunque en este caso son monedas de oro y no lingotes… Tened en cuenta que tendréis que llegar con al menos 30 min de antelación a vuestro horario de visita porque pasar los controles de seguridad cuesta un poco ya que son bastantes exhaustivos y dejad las cámaras a buen recaudo… ¡no dejan hacer fotos en ninguna parte del edificio!

Banco de la Reserva Federal - New York
Banco de la Reserva Federal – New York

6 – Visitar las Galerías de Arte de Chelsea puede ser también un buen plan para pasearse por este dinámico barrio e ir mirando a la vez toda la oferta artística que ofrece el barrio. Es muy agradable poder ver en un espacio relativamente reducido la variedad de propuestas de los artistas desde cuadros minimalistas, explosiones de colores, estatuas de cualquier estilo o utilización de cualquier objeto corriente para transformarlo en una obra única. Podéis aprovechar para tomar algo en este barrio donde la oferta gastronómica es muy variada y simpática. Por ejemplo, si os apetece ser un americano «de verdad» probad un dinner como el Empire Dinner, los dinners son cafeterías que parecen sacadas directamente de los años 50 y sirven los típicos menús de carreteras americanas ¡pancakes con salchichas o waffles con bacon al más puro estilo Homer Simpson! Y si tenéis nostalgia de vuestra tierra podéis acercaros hasta Tía Pol un restaurante español donde se puede tomar tapas como si estuvieseis en cualquier bar de vuestro pueblo : ¡ensalada mixta, patatas bravas y trucha a la Navarra os esperan!

Galerias de arte en Chelsea - New York
Galerias de arte en Chelsea – New York

7 – Si os gusta el arte también podéis acercaros a un lugar de Brooklyn donde el arte callejero está presente en varios murales que adornan muchos de los edificios. La zona de Bushwick es cada vez más conocida cómo el barrio artístico de Nueva York gracias a la acción del colectivo Buschwick Collective que, entre la esquina de Troutman Street y St Nicholas Avenue, ha creado más de 50 murales hechos por artistas que pertenecen a esta iniciativa. Todo empezó en 2011 por un vecino que decidió darle algo de color al barrio y a lo largo de estos últimos años cada vez más pintores urbanos se han apuntado para dejar su impronta en los edificios de este barrio de Brooklyn. Es un paseo muy agradable por un barrio que a menudo tan apenas se ve en una primera visita a Nueva York pero que merece la pena para una segunda visita a la Gran Manzana.

Murales del Bushwick Collective - Brooklyn - New York
Murales del Bushwick Collective – Brooklyn – New York

8 – Para tener una vista de pájaro tanto de Chelsea como de algunos murales evocados anteriormente, lo mejor es seguir uno de los paseos más recientemente inaugurados de Nueva York : el High Line. Este nuevo paseo de moda es una antigua vía de tren en desuso que en los últimos se ha ido limpiando y transformando en un parque urbano de diferentes tramos. Desde allí se puede disfrutar de unas vistas muy interesantes sobre Nueva York además de cruzarse de vez en cuando con tumbonas, estatuas al aire libre y poder, a lo largo de toda su extensión, bajar a,distintos sitios de los barios por unas rampas y escaleras. Desde allí por ejemplo se puede llegar hasta el Chelsea Market, un mercado que también se ha puesto muy de moda y que merece la pena visitar por su puestos de comida, dulces sin fin a cada cuál más dulce o tiendas muy variadas en la parte interior con libros, artículos de artesanía o ropa. Todo en ambiente «retro-chic» que está haciendo, en los últimos años, las delicias de los neoyokinos.

High Line - New York
High Line – New York

9 – Y vamonos ahora al teleférico de Roosevelt Island para seguir conociendo la ciudad. ¡Quizás os suene si sois fan de Spiderman aunque espero que vuestro viaje sea más tranquilo! Es un medio de transporte gratuito con la Metrocard y sale por poco más de 2 dólares si compráis el billete directamente, el trayecto dura un poco menos de 5 min. Todavía pocos visitantes de Nueva York saben que hay un teleférico con el que se puede ver Manhattan desde arriba y llegar hasta la pequeña isla de Roosevelt. Este peculiar medio de transporte se inauguró en 1976 y lleva los habitantes de la pequeña isla hasta Manhattan para acceder, en la mayoría de los casos, a su lugar de trabajo. Ofrece unas vistas inmejorables a toda la zona del East River, en especial al Edificio Chrysler, la ONU, el barrio de Queens y Uptown Manhattan. Una vez en la isla de Roosevelt, en vez de volver directamente a Manhattan podéis daros una vuelta por este antigua lugar de reclusión para enfermos de viruela que se transformó a principios del siglo XX en una zona urbana muy en boga por ofrecer un barrio residencial mucho más tranquilo que Manhattan y  estar a dos pasos de la ciudad. Hoy en día se puede llegar también en metro y en autobús. En un extremo de la isla podemos pasear por el Parque de las 4 libertades de Roosevelt llamado así en honor al antiguo presidente estadounidenses que afirmo en uno de sus más famosos discursos que cualquier persona tenía derecho a 4 libertades inalienables : Libertad de expresión, Liberta de culto, Libertad de vivir sin penurias y Libertad de vivir sin miedo. Cuatro libertades por las que demasiado gente tiene que luchar todavía…

Teleférico de Roosevelt island - Nueva York
Teleférico de Roosevelt island – Nueva York

10 – Y para terminar nuestros paseos gratuitos, o casi, por Nueva York os indico una actividad muy agradable de hacer con niños o también si ya se conoce los lugares más icónicos de la ciudad : el Pueblo Histórico de Richmond.  Ir hasta allí os costará más o menos 5 dólares cogiendo primero el Ferry gratuito de Staten island y desde allí el autobús que lleva hasta el Historic Richmond Town. Es un pueblo histórico que cuenta con 30 edificios de la época de los colonos del siglo XIX y que se conserva igual que si todavía estuviese habitado por sus habitantes originales. Están totalmente restaurados y se pueden visitar tanto por fuera como por dentro, han recreado recreado talleres, tiendas, tabernas, escuela de la época donde nos atienden trabajadores con los atuendos típicos de los colonos de esa época para servirnos la comida o enseñarnos a amasar pan o curtir cuero. He aquí un paseo que os recomiendo si os sale un día soleado y queréis salir un poco de los rascacielos de Manhattan. Es una forma de seguir viajando por Estados Unidos, esta vez por el tiempo y también una posibilidad de sentirse como en La Casa de la Pradera durante unas horas.

Richmond Town en Staten Island - New York
Richmond Town en Staten Island – New York
Lo que hay que saber para visitar el One World Observatory de Nueva York y algún rascacielos más…

Lo que hay que saber para visitar el One World Observatory de Nueva York y algún rascacielos más…

One Worl Trade y Estatua de la Libertad - Nueva York. jpg

Nueva York ya ofrecía todos los alicientes para ir a verla pero desde hace muy poco tenemos uno más : el One World Observatory. Nueva York es sin duda la ciudad de la alturas y no podía faltar un rascacielos más para demostrar que siempre se puede subir más alto. En este caso el edificio tiene la responsabilidad añadida de «reemplazar» las torres gemelas y demostrar que por mucho que se pueda sufrir siempre hay que levantarse y este edificio se levanta hasta lo 541 metros de altura nada menos. De forma muy simbólica estos metros se traducen en 1.776 pies, una altura que recuerda la fecha de la Independencia de Estados Unidos, el 4 de julio 1.776. ¿Simple coincidencia? es muy probable que no si pensamos en lo que representa el edificio. Este edificio es hoy oficialmente el edificio más alto de Nueva York y os propongo unos cuantos consejos para visitar el observatorio situado a la nada desdeñable altura de 417 metros aprovechando al máximo la visita. Este edificio no dispone de terraza exterior solo se pueden ver las vistas a través de los ventanales : esos si, son espectaculares.

¿Cuál es el mejor horario para subir al Observatory?

Lo primero que os aconsejo es reservar los billetes con antelación por la web oficial ya que la expectación por visitar este edificio es enorme y las filas según qué días también. Cuando entréis para comprar la entrada estándar, el sistema os ofrecerá un horario entre las 9h y las 23h15 y decidir el horario dependerá de vuestros gustos en realidad. Si lo que queréis es ver con la mejor luz posible la Bahía de Nueva York, la Estatua de la Libertad y Ellis Island lo ideal sería concertar la subida alrededor de las 10h de la mañana o quizás sobre las 16h cuando el sol da de lleno en la zona de Manhattan. Otra opción para todos aquellos que quieran disfrutar de las visitas sin prisas es coger la subida a partir de las 16h, entonces podéis quedaros tranquilamente para ver la puesta de sol sobre Nueva York, un espectáculo que jamás defrauda, os lo aseguro.

¿Qué tipo de billetes tengo a mi disposición?

El precio del billete estándar para adultos es de 32 dólares, 30 dólares para personas mayores y 26 dólares para niños. La web pone a disposición también 4 tipos de tarifas más. Priority : con un precio de 54 dólares que permite evitar las tan temidas filas y varios tipos de tarifas Flex. Por 65 dólares la tarifa Flex permite subir a cualquier hora en un día determinado, por 85 dólares se puede hacer la visita durante los 5 días laborables y por 90 dólares a lo largo de un fin de semana. No sé si en este caso merece la pena gastarse tanto en una tarifa Flex ya que se pueden coger los billetes para una hora determinada y merece la pena organizar el resto del día alrededor de esta visita con el precio estándar.

¿Todos los gastos están incluidos en el precio de la entrada?

¡Pues si! No tendréis que desembolsar ni un dólar para imprevistos aunque siempre se suele gastar algo más al terminar la visita ya que como cualquier «atracción» que se precie hay una tienda con souvenirs esperando al final del recorrido. ¡Además quizás os apetezca también disfrutar un poco más el Observatory y tomar algo en la cafetería del piso panorámico!

¿Se puede subir con mochilas grandes?

¡Igual que si se tratará de un avión hay límite de equipaje! Se puede subir con bolsas que no pueden tener dimensiones mayores de 63 cm de altura por 43 cm de ancho y 22 cm de profundidad. Sería bueno que comprobareis dichas medidas antes de pasar los controles de seguridad porque no hay previsto por ahora ningún servicio de consigna dentro del edificio por lo que tendréis que dar media vuelta y perderos la visita…

¿Qué tipo de material fotográfica se permite durante la vista?

Por supuesto, se puede subir con cámaras. ¡Faltaría más! Lo que no se puede es subir es con trípode o con focos, en plan profesional vamos. Se puede hacer previa autorización del One World Observatory Marketing Department que debe solicitarse con al menos 4 semanas de antelación.

Para descubrir Nueva York es absolutamente imprescindible tomar algo de altura así que, aunque el artículo se centre en la nueva torre de la ciudad, voy a aprovechar para comparar un poco la vista que se puede disfrutar desde los 3 mayores rascacielos neoyorquinos abiertos al público : el Empire State Building, el Top of the Rock (es decir la torre del Rockefeller Center) y por supuesto el Observatory. Cada uno merece la pena por estar situados en diferentes puntos de Manhattan y vamos a comentar aquí sus peculiaridades.

Desde el Observatory se disfruta de una vista privilegiada sobre todo el distrito financiero, el sur de Manhattan y la bahía de Nueva York y si el sol acude a la cita se puede divisar más a lo lejos el Midtown con el Empire State y el Chrysler Building. Y por supuesto a los pies del edificio está el Memorial para las víctimas del 11S con un inmenso impacto humano.  A la llegada, todo el recorrido hasta el ascensor está ilustrado por diferentes imágenes, vídeos… que hablan de la historia del edificio y de su construcción aunque el momento cumbre es la subida por el ascensor… Sin desvelar demasiado del tema os diré que si os es posible intentad quedaos pegados a las puertas para disfrutar al máximo de las imágenes que se proyectan en las paredes hasta la llegada al piso panorámico que es realmente impactante pero chut… ¡no os voy a fastidiar la sorpresa!

El Empire State Building es el rey de los rascacielos por ser el más antiguo y ser también probablemente el que más cariño le tienen los neoyorquinos. Desde su piso superior se puede ver realmente el corazón de Manhattan: por un lado el skyline del distrito financiero y por otro lado la mejor vista que se puede tener del Chrysler Building, a mi entender el más bonito de todos los rascacielos de la ciudad. ¡Su estética Art Deco y sus «gárgolas-panteras» relucientes bajo la luz son insuperables! Y ver el sol ponerse sobre la aguja del Chrysler es un espectáculo que merece la pena ver una vez en la vida… El Empire State si que tiene una pequeña terraza, generalmente muy concurrida, que permite salir al exterior y disfrutar del panorama en vivo y en directo. Y aunque no tenga ninguna puesta en escena particular, la entrada Art Deco es realmente imponente y simboliza toda la importancia que tuvo este edificio en la historia de Nueva York.

El Chrysler Building desde el Empire State de Nueva York
El Chrysler Building desde el Empire State de Nueva York

Y terminaremos con el Top of the Rock : la mejor vista sobre el Empire State Building que uno se pueda imaginar ¡por eso es mi favorito! Además desde allí se puede disfrutar de una vistas privilegiadas sobre Central Park desde unas estupendas terrazas separadas en tres niveles. Por estar mucho menos concurrido que el Empire State se puede disfrutar un rato de relativa tranquilidad en alguno de los bancos situados en lugares estratégicos y siempre hay un pequeño rincón para estar bastante tranquilo disfrutando del panorama. Personalmente, yo si  tuviese que visitar uno solo de estos 3 edificios me quedaría con el Top of the Rocks porque desde su cima se ven el mayor número de monumentos conocidos, la mejor vista de Central Park y si tenéis la suerte de visitarlo como yo en pleno invierno pero con un sol impresionante no vais a querer abandonar nunca sus terrazas. ¡Confiad en mi, no lo lamentareis!

Estatua de Atlas a los pies del Top of the Rock
Estatua de Atlas a los pies del Top of the Rock

Si con todo esto no os entran ganas de visitar Nueva York, ¡no sé qué más hay que decir! Además nos estamos acercando a la Navidad y es una época realmente perfecta para disfrutar de la ciudad ataviadas con sus mejores luces, escaparates de autómatas de los grandes almacenes, mercados navideños… celebrar el Año Nuevo… ¡Creo que voy a necesitar otro post!