Etiqueta: visitar Bruselas

Fin de semana de cervezas y comics en Bruselas

Fin de semana de cervezas y comics en Bruselas

  Vista general Grand Place

Tuve la suerte de viajar a Bruselas este fin de semana pasado (del 4 al 6 de septiembre) para disfrutar en vivo y en directo de la Fiesta de la Cerveza y de la Fiesta del Comic. La ocasión perfecta para recorrer un Bruselas animado, festivo y con muchas cosas que ver y disfrutar : ¡probar el máximo número de cervezas belgas puede ser una razón tan válida como cualquiera!

Empezaremos hablando de la Feria de la cerveza, además el marco no puede ser más atractivo ya que todos los stands se instalan en medio de la Grand Place unas de las plazas más bellas de BélgicaPatrimonio de la Humanidad desde el año 1.998. Ese fin de semana es la ocasión para consumidores, cerveceros y algunos de los bares más conocidos de la ciudad de reunirse para compartir tradiciones cerveceras y en algunos casos incluso presentar algún producto en primicia. El sistema es sencillo  uno va a unos casetas especiales situadas en los alrededores de la plaza para comprar por una parte unas fichas que sirven para la entrega de una copa donde saborear la cerveza (cuestan 3 euros cada una) y por otra parte paquetitos de 10 fichas parecidos a las capsulas de botella de cerveza (cada ficha cuesta un euro). Luego cuando uno llega a la Grand Place cada marca de cerveza pone quetipo de cerveza ofrece y a que precio : pueden ser entre dos u cuatro capsulas. No resulta demasiado barato, pero permite probar tipo de cerveza que a menudo desconocemos. Para ayudarnos un poco en la elección dos inmensos carteles situado en los dos laterales de la feria nos indican todas las cervezas que se pueden tomar en los stands denominación a denominación, con su precio y su particularidad rubia, tostadas, con frutas…¡imposible equivocarse!

Bar National
Cervezas de 75 cl en el Bar National -Place de la Bourse – Bruselas

Y por cierto, al terminar cada cerveza hay que devolver el vaso en el propio stand ya que en Bélgica no se trata de rellenar el vaso, cada cerveza tiene que servirse en su propia copa y entregan una nueva en cada stand. Tampoco vale eso de «por 3 euros no devuelvo la copa y me la quedo de recuerdo» porqué a la salida del recinto unos guardias muy eficientes se encargan de recuperar las cristalería. Todo muy ordenado y muy organizado…

Justo detrás de la Grand Place existe desde hace unos años el «Bar National» que siguiendo el mismo concepto ofrece varios tipos de cervezas pero todas en botellas de 75 cl, parecen botellas de champán, y que valen todas lo mismo es decir 10 capsulas (u 10 euros) por botella. El lugar está un poco menos abarrotado que los stands de la plaza y tiene animación con unos DJ’s muy entregados durante todo el día. De verdad que merece la pena visitar ambos lugares porque cada uno tiene su encanto y los camareros del Bar National son unos jovencitos de los que no queda muy claro si tienen ya edad de beber alcohol (!) pero son realmente encantadores.

Antiguo vehículo de cerveceros belgas - Bruselas
Antiguo vehículo de cerveceros belgas – Bruselas

La fiesta no se concentró solamente en el centro de Bruselas sino que tuvieron lugar lugar varios eventos y desfiles en varios sitios del centro de la ciudad, todos a un tiro de piedra ya que el centro de Bruselas se concentra en una área relativamente reducida, uno que fue particularmente pintoresco fue la concentración a antiguos coches y carruajes cerveceros en el Barrio de Sainte-Catherine en la plaza del Mercado de pescados y mariscos. Allí, además de ver como llegaban los diferentes vehículos ya sean motorizados o tirados por unos valientes caballos percherones, aprovechamos para tomar una tapa en el famoso «Mer du Nord o Nordzee«. Este local es en realidad una pescadería que vende, según dicen, el mejor pescado de Bruselas y que además instala un mostrador hacia la calle para poder comer de pie un refrigerio tomando un vasito de vino blanco. Os recomiendo, si tenéis la suerte de ir a visitarlo, tomar una sopa de pescado bien caliente, unas mini hamburguesas de cangrejo y añadir un par de croquetas de camarones grises del mar del Norte, están deliciosas y es como tener un trocito de mar en la boca.

Y después de eso, si necesitáis terminar por un toque dulce, ¡suele ser mi caso! Os recomiendo una panadería frente a un lateral de la pescadería en la misma calle Sainte Catherine,  se llama «Chez Charli«. Allí preparan, se rumorea, el mejor pan de la capital, el propietario es francés y supongo que eso influye un poquito… Preparan panes, pasteles y repostería, todo lo necesario para haceros felices durante unos cuantos minutos, todo con un estilo marcadamente francés pero en cuestión de dulces no suele ser una desventaja sino más bien todo lo contrario : ¡viva las tartas tatins, les croissants y las brioches!

Para que tengáis claro lo que os habéis perdido y os apuntéis para el año que viene viajar a la capital de Europa en septiembre, os indico detalladamente todo lo que podriais haber visto!

Viernes 4 de septiembre : Día de los productores de cerveza

13h45 : Celebración de san Arnolfo, patrón de los cerveceros y bendiciones de cervezas organizado por la orden de los Caballeros del Fourquet frente a la fachada de la Catedral Sainte Gudule.

16h00 : – Inauguración oficial de los stands de la Grand Place con una representación de la Orden de los Caballeros del Fourquet y de la autoridades bruselenses. El acceso al público solo sería posible a partir de las 18h00 tanto en la Grand Place como en el «Bar Nacional» cerca del edificio de la Bolsa.

Sábado 5 de septiembre : 

10h00Exposición de vehículos y carros cerveceros antiguos en el «Mercado de Pescados» en el barrio de Sainte Catherine (Quai du Bois à Brûler)

11h00 : Apertura de los Stands en la Grand Place. ¡Si, si se empieza a beber prontito en Bélgica!

13h30Desfile de vehículos antiguos desde el Barrio de Sainte Catherine hasta el centro pasando por las calles más representativas del casco antiguo.

14h30 : Desfile de las cofradías de cerveceros de Bruselas y otras ciudades belgas.

Domingo 6 de septiembre :

11h00 Apertura de los stands de la Grand Place y Bar Nacional (cerca del edificio de la Bolsa)

12h00Desfile de diferentes grupos de música y cofradías cerveceras por las calles céntricas de la ciudad.

Para no quitarles protagonismo a los principales bares de la ciudad la organización de la Fiesta de la Cerveza cierra relativamente pronto los stands de la Grand Place para que los visitantes (sobre todo latinos que tienen los horarios un poco diferentes…) terminen de tomar sus cervezas en los diferentes establecimientos de la ciudad acompañandolas con alguna de las especialidades belgas de tipo tentempié o «petite restauration» que sirven en lugares tan emblemáticos como la «Mort Subite» una de las brasserie más antiguas de Bruselas o el «Poechenellekelder» ¡cuyas propuestas culinarias de cocina rápida son tan suculentas como impronunciable es su nombre! Os recomiendo de verdad ir a visitarlo en algún momento de vuestra visita a Bruselas porque es uno de los bares con más encanto que he podido visitar durante mis viajes. A buen entendedor..!

Uno de los numerosos murales con personajes de comic que decoran los muros de todo  Bruselas
Uno de los numerosos murales con personajes de comic que decoran los muros de todo
Bruselas

Por otra parte al principio del post también os he comentado que se celebraba ese mismo fin de semana la Feria del Cómic, no sé si os gusta ese tipo de literatura pero hay que reconocer que los belgas son absolutamente sobresalientes en esta disciplina. Yo me crié en Francia y creo, sin exagerar, que el 80% de los cómics que me llegaban salían de talentosas manos belgas. En Bélgica no veréis comics sino «BDs» que significa «Bande Dessinée» o «tira dibujada» en una referencia a ese estrecho espacio que se reservaba en los periódicos para que los artistas dibujarán un pequeño sketch, una historieta, una «tira cómica». Para homenajearlos,  la ciudad se ha ido llenando desde hace años de murales con personajes de cómic que iluminan con sus colores numerosos rincones de la ciudad. Es posible incluso conocer las principales obras de todos estos artistas siguiendo un recorrido donde vienen marcados todos los frescos que se pueden admirar por las calles. Merece la pena dar algún paso más para verlos porque son una nota de color y de humor muy agradable durante un paseo por Bruselas donde a menudo hay que caminar bajo un cielo un poco gris…

Para reconocer tanto talento la fiesta se concentraba en una de las zonas más bonitas de Bruselas, la place des Palais o Parque de Bruselas, donde se encuentran algunos de los edificios más emblemáticos de Bruselas como el Palacio Real con su inmenso parque, el Museo de Bellas Artes, el Teatro Real etc… En la explanada de los palacios se podía disfrutar de muchas actividades, firma de cómics por parte de los autores, talleres para aprender a dibujar personajes, demostración de los dibujantes lápiz en mano de como toman forma sus personajes sobre el papel y, el último día, Balloon’s Day Parade. A partir de las 10h de la mañana, y para mayor disfrute de los más pequeños, unos enormes globos con la forma de sus héroes de cómic favoritos eran hinchados en la zona más amplia del parque y luego eran llevados flotando por los aires a lo largo de un desfilé que les llevaba por las principales calles de Bruselas con música y una interminable comitiva de niños entusiasmados.

Balloons Day's Parade - Fiesta del Cómic - Bruselas
Balloons Day’s Parade – Fiesta del Cómic – Bruselas

Después de ver un rato toda está animación aprovechamos para acercarnos hasta un barrio muy popular de la ciudad, el Barrio des Marolles. Es el barrio de los anticuarios, sus calles están llenas de tiendas de segunda mano, de escaparates de muebles exóticos, de pequeñas boutiques de ropa vintage… Pero también es uno de los barrios con mayor presencia de extranjeros de Bruselas,  todas nacionalidades y credos están representadas, españoles, italianos, portugueses, magrebis, indios, africanos… es el sitio ideal si necesitáis comprar algún tipo de especie o ingrediente inusual para preparar algún plato especial, yo encontré allí por ejemplo pasta de sésamo o tahineh para preparar el humus perfecto. Es un barrio muy agradable para pasear un domingo y muy animado ya que todas las tiendas están abiertas y llenas de un público que va tanto a mirar y pasearse como a comprar. Andando por sus calles llegamos hasta la plaza más grande del barrio la place du Jeu de Balle donde tenía lugar un enorme rastro que reúne de todo, en cualquier estado y a cualquier precio. ¡No sé definirlo mejor! Allí se puede encontrar desde cámaras de fotos antiguas hasta vasos de todas las formas y tamaños para beber cerveza pasando por prendas de cuero y utensilios de cocina. Después de dar una vuelta entre los numerosos puestos, en parte bajo una lluvia fina, decidimos que era hora de tomar una cerveza mientras decidíamos donde ir a comer. ¡Comer suele ser un momento clave en mis viajes! pero supongo que yo habíais dado cuenta…

Interior del restaurante Restobières - Bruselas
Interior del restaurante Restobières – Bruselas

En este caso nos decidimos por un restaurante que está a dos pasos del rastro y que es un verdadera institución en Bruselas : el Restobières. Situado en un callecita estrecha en pleno barrio des Marolles este establecimiento tiene como vocación ofrecer a sus clientes una cocina muy casera en porciones generosas y donde uno de los protagonistas principales es la cerveza. ¡Hasta la mousse de chocolate, buenisima por cierto, está hecha con cerveza! La decoración es muy agradable con una enorme cantidad de colecciones de objetos relacionados con la comida, molinillos de café, esparragueras, cajas de metal con imágenes de la Familia Real actual y antigua, soportes de tartas de cristal, antiguas bolsas de achicoria, utensilios de cocina antiguos con esmaltados de colores… etc… todo ello creando un ambiente divertido y familiar y preparando al comensal para una comida a la mayor gloria de la cerveza y de la cocina belga. Se puede escoger entre varios menús y en todos se ofrecen productos típicamente belgas y de calidad.  Entre todos probamos mejillones al vapor, croquetas de camarones, fondue de queso de Chimay, Veiras preparada como en Ostende, pâté casero con foie-gras y de plato principal probamos el conejo con ciruelas pasas, el solomillo con cebolla y patatas fritas caseras, lengua guisada con vino de Madeira (¡lo único que no llevaba cerveza!) y un stoemp (un purée espeso de patatas y verduras) con una salchicha típica belga. No os lo he puesto a cada vez por no repetirme pero cada uno de los platos estaba guisado con un tipo diferente de cerveza. Como os comentaba al empezar este párrafo hasta los postres estaban aromatizados con cervezas, probamos un delicioso helado de speculoos (son unas galletitas de canela típicamente belgas), mousse de fruta de la pasión y mousse de chocolate y todos ellos a cuál mejor. No probamos más postres porque dos de nuestros amigos se decantaron por un plato de quesos que según comentaron estaban muy buenos.

Y ya para terminar este post no me resisto a compartir con vosotros una foto del Manneken Pis para podáis comprobar que hasta el niño más travieso de Bélgica celebró el fin de semana del cómic : ¡viva el sentido del humor belga!

Manneken Pis vestido de Obelix durante la Fiesta del cómic - Bruselas
Manneken Pis vestido de Obelix durante la Fiesta del cómic – Bruselas
Bruselas : Grand Place y Manneken Pis

Bruselas : Grand Place y Manneken Pis

Grand Place de Bruselas con el tapis de flores que la cubre cada dos años en agosto
Grand Place de Bruselas con el tapis de flores que la cubre cada dos años en agosto

Hace unos días tuve el placer de visitar la capital europea : Bruselas. Fue para mi la ocasión de visitar una ciudad cuyo centro histórico es muy fácil de abarcar ya que la mayoría de los puntos de interés están situados dentro del «Ilôt Sacré» que es el nombre que los belgas dan al casco viejo de la ciudad. Me pareció una ciudad muy agradable, tranquila, con habitantes muy amables y donde merecía pasear un fin de semana largo para disfrutar de la arquitectura gótica, los frescos dedicados a los cómics y de su gastronomía (¡a mi me encantan las patatas fritas y los mejillones!) y todo a un tiro de piedra.

Ya os hablaré más en detalle de todo Bruselas pero de momento voy a empezar por la joya de la ciudad : la Grand Place. Es el centro neurálgico de Bruselas y Patrimonio de la Humanidad desde 1.998. La plaza ocupa el emplazamiento del antiguo gran mercado de Bruselas y en el siglo XV, los gremios de la ciudad (carniceros, curtidores, toneleros etc…) tenían mucho poder sobre las decisiones administrativas por lo que  participaban activamente en el gobierno de la ciudad y muchos decidieron construir casas representativas de sus corporaciones pegaditas al ayuntamiento recién estrenado. Entre las más destacables están :

– En el nº 1 : Le Roy d’Espagne o Casa de los Panaderos actualmente sede de uno de los bares más conocidos de la ciudad (del que os hablaré un poco más adelante)

– En el nº 10 : L’Arbre d’Or  o Casa de la Corporación de los cerveceros, un gremio muy importante en Bélgica!

– En el nº 12 : Maison Alsemberg una casa particular con un curioso portal de piedra azul.

– Del nº 13 al 19 : En realidad son 7 casas reagrupadas detrás de una misma fachada monumental diseñada por Guillaume Le Brun y que se conocen por el nombre de Maison des Ducs de Brabant por los bustos de esa familia que decoran su fachada.

Por eso, aún manteniendo cierta armonía de líneas, cada edificio de los gremios es diferente en un afán de demostrar la independencia que tenían frente al poder político y ejecutivo de la ciudad y su riqueza por la belleza de los adornos y la variedad de las decoraciones muchas con pan de oro.. De todas formas sería muy difícil olvidar que estamos en el antiguo emplazamiento de un mercado porque todas las calles que salen de la plaza evocan algún gremio o mercancía, calle de la Mantequilla, calle del Mercado de especies, calle de los carniceros

Verdadero centro de la ciudad, esta plaza tiene mucha animación tanto de día como de noche. De día se puede pasear entre los venderos de flores que exponen el género al lado del ayuntamiento y después es muy agradable quedarse a tomar algo en alguna de sus terrazas. Un de los bares más conocidos es «Le Roy d’Espagne» (antes mencionada Casa de los Panaderos) porque además de poseer una fachada espectacular y un interior de madera labrada que no ha cambiado en décadas ofrece unas vistas privilegiadas desde su terraza del primer piso.  En la fachada principal se conserva un busto Carlos II de España, soberano de Bélgica en un corto reinado durante el siglo XVII.

Algunos de los edificios más emblemáticos de la Grand Place (Bruselas)
Algunos de los edificios más emblemáticos de la Grand Place (Bruselas)

Pero no dejéis de volver por la noche, cuando se va el sol y la plaza se ilumina con la luz eléctrica a uno le parece está viendo una verdadera puntilla de piedra levantándose sobre las baldosas de la plaza. Es realmente un espectáculo inolvidable y digno de admirar. Entonces se entiende perfectamente que esta plaza se considere una de las plazas más bellas de Europa. Y para admirarla del todo no dejes de mirar sus dos edificios principales :

El Ayuntamiento : definitivamente la joya y el edificio más impactante de toda la plaza, ¡y ya es decir! Destaca en particular su enorme torre de 96 metros de altura que parece aplastar literalmente este edificio del siglo XV. En la cuspide se puede ver una estatua de San Miguel (¿será por eso de la cerveza…?). Como toda la plaza es un edificio particularmente bonito de nochey se puede visitar con visita guiada a lo largo del día pero hasta nueva orden no hay guías en castellano.

La Casa del Rey : fue el lugar de residencia de los monarcas belgas desde su construcción en el siglo XVI hasta el siglo pasado pero hoy acoge el Museo de la Ciudad donde se pueden ver pinturas flamencas del siglo XVI, una pequeña colección de tapices y una exposición dedicada íntegramente al Manneken Pis, con dibujos, grabados… y los 654 trajes que forman parte de este pequeño símbolo de la ciudad de Bruselas.

Y ya que estamos hablando del Manneken Pis vamos a alejarnos a apenas unas calles de la plaza para llegar hasta este niño travieso que es la imagen de Bruselas, y casi de toda Bélgica, en el mundo entero. Esta estatua se instaló en 1619 y, hasta hace unos años, se podía reemplazar el conducto del agua para que vertiera cerveza o hidromel durante las festividades de la ciudad. Hoy en día suele conformarse con mear agua y es curioso ver el tropel de turistas que se apelotonan junto a la verja que protege la fuente para hacer fotos a la diminuta estatua. Porque, reconozcamoslo, una de las frases que más se oye cuando uno se acerca al monumento es : «pero es muy pequeño…» ¡Y en todos los idiomas! Pero ya se sabe, no hay altura mínima para alcanzar la fama… Hay varias versiones sobre la iconografía de esta fuente, : que si un niño evitó el bombardeo de la ciudad haciendo pipí sobre la mecha de un cañón,  que si un niño de la nobleza abandonó una procesión para hacer pipí contra la casa de una bruja y esta enfadada le transforma en estatua…. hay unas cuantas más y podéis escoger lo que queráis. Lo que sí esta claro es que una visita imprescindible y que si lo veis un día con uno de sus «trajes» es una imagen de lo más curiosa.

El famoso Manneken Pis - Bruselas
El famoso Manneken Pis – Bruselas

Si llegáis al Manneken Pis en la hora del almuerzo os recomiendo hacer una parada para tomar algo en el Poechenellekelder. En general no es buena idea comer en un sitio tan cercano a un punto turístico tan evidente como esta fuente pero os aseguro que en este caso merece la pena. Sirven lo que llaman en Bélgica «petite restauration», lo que nosotros en España llamamos tentempiés, a unos precios muy dignos si partimos de la base que Bruselas no es en sí una ciudad barata… Si hace buen tiempo y tenéis la suerte de instalaros en la terraza (como nosotros!) disfrutaréis de un rincón agradable para ver el ir y venir de los turistas entre el Manneken Pis, la tienda de chocolates que está enfrente y las gofres que se toman recién hechas y con las guarniciones más dulces, chocolatadas y pecadoras que os podáis imaginar. Y si os instaláis dentro podréis disfrutar de uno de los locales más bonitos que he conocido, está totalmente decorado con madera y marionetas antiguas (el nombre significa en realidad Cueva de Polichinela) y parece que uno entra en una casa particular con varias habitaciones y ambientes diferenciados. Es además,  casi un museo del Manneken Pis con la lista de sus trajes como decoración en una de la paredes y un pequeño patio interior que deja entrar la luz e iluminar las numerosas representaciones del «meón». Allí se sirven excelentes montados de pan de pueblo con quesos variados y muy buena charcutería así como varios tipos de pasta lo que siempre viene bien si se viaja con niños. Y por supuesto tiene una gran colección de cervezas a disposición del cliente además de varias ofertas diarias de cervezas menos conocidas para que todos se animen a probar sabores nuevos y diferentes. Como curiosidad : ¡el menú es muy bonito y os lo podéis llevar por 1,50 euros!

Bar el Poechenellekelder - Interior - Bruselas
Bar el Poechenellekelder – Interior – Bruselas

Aquí voy abrir un paréntesis sobre los llamados «estaminet» en Bélgica. Es difícil definir este tipo de establecimiento pero vendría a ser una suerte de taberna, casi siempre antigua, donde los camareros te tratan como si fueras de casa y donde sirven muchos tipos de cervezas acompañadas de platos sencillos, generalmente sin ningún tipo de cocción, ensaladas, platos de charcutería, quesos acompañados de pan de pueblo… etc… Aunque cabe recalcar que otros establecimientos tratan de volver a poner de moda los platos típicos de la gastronomía belga siguiendo un poco la dinámica de los bistrots de París sirviendo platos como la «carbonnade flamande» ( un guiso de carne), el pollo a la cerveza, mejillones con innumerables salsas, «pot au feu» (cocido) o diferentes carnes con las inevitables patatas fritas belgas.  Suelen ser locales pequeños escondidos a menudo en calles pequeñas, en pleno centro pero difíciles de encontrar porque son callejones o incluso calles sin salida. ¡¿Sería para beber más tranquilos?! El establecimiento que os he comentado más arriba entra totalmente en esta categoría por el tipo de comida y el encanto del lugar aunque aislado está claro que no está. Por otra parte, si os interesa se barajan varias hipótesis en cuanto al origen de la palabra «estaminet», como en el caso del Manneken Pis la elección es vuestra. Podría ser una palabra originaría de la región de Valonia que significaría «sala de los pilares». Sabiendo que en Francia se llama «pilar de bar»al típico borracho que uno se encuentra siempre en la barra puede ser que la referencia no sea arquitectónica… En Flandes se dice que viene de Stamm que significa «familia» (aunque yo este lo veo menos…), también podría venir del español «esta un minuto» o «esta minettas» una deformación de otra expresión española que significaba ¿hay chicas?. ¡Luego supongo que entraban y como veían que no había mujeres ¡pues ahogaban sus penas en cerveza!

Después de esta pequeña introducción para conocer el centro de Bruselas ya no iremos acercando en próximos post al Atomium, la parte más europea de Bruselas y, conociéndome seguro que reservo alguno post para hablar de gastronomía de Bruselas y alrededores…